Skip to content

¡Descubre cómo limpiar y desinfectar tu ducha de manera efectiva!

Index

    ¿Estás realmente limpiando tu ducha?

    Cuando entramos a la ducha, esperamos salir frescos y limpios. Pero, ¿realmente estamos eliminando toda la suciedad corporal enjabonada? Gran cantidad de suciedad se acumula en las superficies de la ducha, atrayendo esporas de moho, bacterias y más. Por esta razón (y muchas más), es importante tomar las medidas necesarias para dejar nuestra ducha realmente limpia.

    Limpia y desinfecta tu ducha con frecuencia

    Una ducha debe limpiarse a fondo al menos una vez a la semana. Sin embargo, si tomas 60 segundos al día para realizar un mantenimiento rápido, podrás alargar la limpieza exhaustiva a cada dos semanas. Las cortinas de la ducha deben lavarse en temporada si es necesario.

    Si optas por el mantenimiento diario, utiliza una escobilla de goma o una toalla de baño para limpiar las paredes de la ducha y las puertas. Cuelga los utensilios de la ducha, como cepillos y pufs, para que se sequen por completo y limpia el exceso de pelo del desagüe. Esta rápida rutina mantendrá los azulejos de cerámica, fibra de vidrio y las mamparas de ducha de piedra con un aspecto impecable y facilitará la limpieza semanal.

    Cómo limpiar y desinfectar los azulejos de cerámica de la ducha

    El reto de la limpieza en las duchas con azulejos de cemento, especialmente si se han dejado sin sellar, es mantenerlos libres de moho. La naturaleza porosa del cemento lo convierte en un lugar perfecto para el crecimiento de esporas de moho, por lo que es importante mantener una limpieza regular para mantener la salud general.

    1. Vacía la ducha: Retira los botes de champú, jabón, maquinillas de afeitar y juguetes. Combina los productos y recicla las botellas vacías. Limpia cada elemento con un paño humedecido en agua caliente para eliminar la suciedad pegajosa y el moho. Elimina los pelos del desagüe.

    2. Ventila y moja las paredes: Para ayudar a ventilar los humos de los productos de limpieza (y ayudar a que la ducha se seque rápidamente), enciende el ventilador del baño y abre la puerta o las ventanas. Utiliza la alcachofa de la ducha o un cubo para mojar las paredes de la ducha.

    3. Elimina el moho: Si observas moho en los azulejos de cemento, elimínalo antes de pasar a la limpieza habitual. Mezcla una solución de lejía y agua. Con guantes de goma, aplica la solución en el cemento con una esponja. Deja que la solución repose durante diez minutos y luego frota el cemento con un cepillo de cerdas suaves o un cepillo de dientes viejo. Aclara la zona con agua caliente.

    ADVERTENCIA: No mezcles soluciones de limpieza que contengan lejía y amoníaco, ya que pueden provocar gases tóxicos.

    1. Aplica el limpiador y espera: Ya sea que utilices un limpiador comercial o una solución casera, el truco está en permitir que el producto haga su trabajo. Rocía el limpiador en las paredes y el suelo de la ducha y espera diez minutos. El limpiador comenzará a deshacer los restos de jabón y suciedad, lo que reducirá la necesidad de fregar.

    2. Frota y enjuaga: Con una esponja o un estropajo de malla plástica, limpia las secciones de las paredes y el suelo. No utilices un estropajo metálico o un cepillo de cerdas duras, ya que podrían rayar los azulejos. Aclara las paredes con agua limpia, comenzando desde la parte superior y bajando.

    En nuestro blog puedes encontrar consejos de limpieza para bañeras y platos de ducha.

    Si necesitas mantener tus duchas limpias y desinfectadas en tu negocio, hotel, gimnasio, etc., contacta con Serlingo. Ofrecemos servicios de limpieza y mantenimiento en Madrid a un precio competitivo.