Skip to content

¡Descubre cómo mantener tus baldosas impecables en todas las zonas de tu casa!

Index

    Las baldosas son un material de suelo adecuado para distintas zonas de la casa. Están disponibles en numerosos colores y diseños, además de ser resistentes al agua y a las manchas que se pueden eliminar fácilmente. Sin embargo, uno de los mayores problemas de higiene a los que nos enfrentamos en áreas como el baño y la cocina son las manchas de óxido y el moho en los azulejos.

    Estas manchas son el resultado de que el metal entra en contacto con el agua y se deposita en las superficies de las baldosas. En este artículo, hablaremos sobre la eliminación del moho y las manchas de óxido en los azulejos, lo cual te ahorrará el gasto innecesario de reemplazarlos. Es importante saber cómo limpiar los azulejos del baño para evitar manchas de óxido y proteger tanto los azulejos como las baldosas. De lo contrario, podrías terminar dañando el suelo y las paredes.

    Cómo quitar el moho del baño

    Una de las preguntas más frecuentes es cómo quitar el sarro del baño. Antes de lanzarnos a comprar productos químicos, es aconsejable recurrir a remedios caseros para quitar el moho del baño. Aquí te presentamos algunas soluciones de limpieza para los baños utilizando soluciones domésticas:

    • Vinagre blanco: Rocía las manchas con vinagre blanco y frota con una bola de papel aluminio arrugado. Esta técnica suele funcionar en porcelana y acero inoxidable.
    • Sal y limón: Espolvorea una pequeña cantidad de sal sobre la mancha de moho, exprime limón sobre la sal hasta que esté empapada. Deja que la mezcla permanezca en la mancha durante unas horas y utiliza la corteza de limón para eliminar la mezcla.
    • Bicarbonato de sodio y agua: Vierte bicarbonato de sodio sobre la mancha de óxido y frótala con un cepillo de dientes humedecido en agua. Si estás usando acero inoxidable, asegúrate de fregar en la dirección correcta para que no queden marcas. El moho no dejará huella si utilizas esta forma de eliminarlo.
    • Patatas para lavar platos en la ducha: ¡Sí, oíste bien! Corta una patata gruesa por la mitad y moja el extremo cortado en jabón para lavar platos. El bicarbonato de sodio ayudará a eliminar las manchas más accesibles. Esta técnica suele funcionar para limpiar los azulejos del baño.

    Cómo eliminar el moho de las paredes

    El cepillo es una herramienta esencial para la limpieza e higiene del cuarto de baño. Los métodos mencionados anteriormente suelen ser eficaces para los azulejos del suelo y las paredes. Sin embargo, si los métodos para eliminar el moho no funcionan, tendrás que arremangarte y seguir los siguientes consejos para eliminar el moho del baño.

    Para eliminar el óxido, puedes rasparlo con un raspador. Claramente, no es fácil raspar el óxido si cubre un área grande y no es de fácil acceso. Por ejemplo, los radios de una bicicleta son difíciles de raspar.

    Primero tendrás que decidir qué tipo de raspador utilizar. Esto dependerá de la gravedad del óxido o del moho. Si es grueso, puedes utilizar un raspador de pintura o un destornillador para deshacerte de las zonas secas.

    La lana de acero funciona en la mayoría de los casos, al igual que el papel de lija o una lijadora mecánica. Comienza con un frotamiento fuerte y, a medida que vayas eliminando el óxido, cambia al nivel fino. La idea es raspar sin dañar la cerámica o el gres y eliminando el óxido que se ha penetrado en él.

    Cómo limpiar la bañera

    La suciedad suele acumularse en el desagüe

    ¿Con qué frecuencia debes limpiar la bañera? La frecuencia de limpieza de la bañera es más regular de lo que pensamos. Si la bañera es usada regularmente por varias personas en casa, es posible que necesite ser limpiada con más frecuencia que si solo una persona vive y se ducha en ella. Si usas la bañera regularmente, límpiala al menos una vez a la semana y haz una limpieza más profunda centrada en frotar para eliminar las bacterias.

    1. Antes de limpiar, realiza una inspección de limpieza para asegurarte de que tienes los productos adecuados para la bañera. Por ejemplo, si la bañera es de acrílico, ten cuidado de no dañar las piezas metálicas. Las bañeras de esmalte también pueden dañarse si se utiliza el tipo de cepillo incorrecto. En la mayoría de los casos, los limpiadores caseros son menos tóxicos para el baño que los mencionados anteriormente.

    2. Usa guantes para proteger tus manos y piel, ventila el baño mientras usas productos de limpieza para proteger tus pulmones.

    3. Retira los objetos de la bañera antes de limpiar, como juguetes, botes de jabón y esponjas. No querrás ponerles producto de limpieza. Tira cualquier cosa que esté vacía o rota y no la vuelvas a usar. Limpia los artículos que hayas quitado. A veces, la espuma viscosa del jabón puede acumularse en los objetos también. Puedes meter los artículos o juguetes de los niños en remojo en lavaplatos para que queden limpios.

    4. Limpia las baldosas y las paredes de la bañera. Si el grifo está sucio o tiene moho, utiliza un limpiador exclusivo para azulejos con una brocha de pintar. Haz pinceladas de arriba a abajo, siguiendo las instrucciones del producto de limpieza para azulejos y baldosas, y enjuaga completamente el residuo de limpiador con agua. Rocía las paredes con un limpiador multiusos o un limpiador formulado específicamente para el borde de la bañera. Limpia las paredes de arriba a abajo, prestando especial atención al área pegajosa o sucia. Ventila el baño después de haber utilizado lejía u otro producto de limpieza para el baño.

    5. Limpia el desagüe. Si consideras que hay una obstrucción en el desagüe de la bañera, limpia el desagüe vertiendo media taza de bicarbonato de sodio seguida de media taza de vinagre blanco destilado. Deja que se asiente durante unos minutos y luego enjuágalo con agua caliente.

    6. Aplica un producto especializado y friega. Deja que el limpiador se asiente durante unos minutos para permitir que penetre en la suciedad y facilite la tarea de limpieza. Luego, toca remover la espuma de jabón con un cepillo de dientes viejo o un cepillo de limpieza pequeño. Comienza a fregar desde las esquinas y las juntas de las paredes. Ten cuidado en las zonas de la ducha donde la espuma de jabón se va acumulando.

    La espuma puede convertirse en un color oscuro rápidamente o simplemente aparecer y quedarse acumulada en la bañera. Tómate el tiempo que necesites para frotarlo suavemente y, si tienes alguna duda, dedícale más tiempo para frotar.

    1. Limpia una vez más. Seca la bañera limpiándola con una toalla limpia o un paño de limpieza, asegurándote de que no queden manchas de agua ni residuos en la bañera.

    ¡Ahora estás listo para poner manos a la obra y mantener la higiene de tu baño mes a mes! Aunque te cueste una hora hacer limpiezas a fondo, agradecerás haberlas realizado.