Skip to content

¡Descubre el contrato de interinidad y optimiza la gestión contractual de tu empresa!

Index

    En el mundo laboral, es común que un trabajador deba ausentarse de sus tareas por motivos justificados, pero ¿qué sucede con su puesto de trabajo durante su ausencia? Para garantizar la continuidad de las labores y generar estabilidad laboral, entra en juego un tipo de contrato conocido como "contrato de interinidad".

    ¿Qué es un contrato de interinidad?

    Un contrato de interinidad es un acuerdo contractual pactado entre el empleador/empresa y el trabajador, con la finalidad de suplir una vacante determinada por la ausencia temporal de una persona en su puesto de trabajo. Este tipo de contrato se utiliza exclusivamente cuando el empleado necesita ausentarse por causas de fuerza mayor y existe el compromiso de conservar su puesto de trabajo. Es importante destacar que el contrato de interinidad es pura y exclusivamente para sustitución temporal.

    Cuándo aplicar un contrato de interinidad

    Según el RD 2720/1998, de 18 de diciembre, que desarrolla el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores, existen determinadas situaciones en las que las empresas deben labrar contratos de interinidad con la finalidad de sustituir a un trabajador y cubrir una vacante de forma temporal hasta que se realice el proceso de selección para la cobertura definitiva. Algunos ejemplos de casos en los que se generan contratos de interinidad son:

    • Bajas por maternidad/paternidad o riesgo de embarazo.
    • Bajas médicas.
    • Excedencia forzosa.
    • Suspensión temporal por mutuo acuerdo.
    • Excedencia voluntaria.

    Es importante destacar que es ilegal realizar contratos de interinidad cuando la persona está ausente por vacaciones o ejerciendo su derecho a huelga, ya que en estos casos no se retienen las obligaciones laborales.

    Duración del contrato de interinidad

    La duración del contrato de interinidad se establece en el artículo 15 del Estatuto de los Trabajadores. La relación laboral de este tipo de contrato puede celebrarse por una duración determinada, que dependerá del período de ausencia del trabajador que se sustituye en el puesto de trabajo. En caso de que la empresa se encuentre en proceso de selección o promoción para cubrir el puesto, la duración del contrato de interinidad tomará como referencia el tiempo que tome dicho proceso, sin superar los 3 meses.

    Cómo crear un contrato de interinidad

    Para formalizar un contrato de interinidad, es necesario incluir los siguientes aspectos de forma escrita:

    1. Especificar la modalidad del contrato.
    2. Identificar al empleado que causa la sustitución (en caso de reemplazo).
    3. Establecer el puesto que desempeñará el trabajador sustituto y el trabajador que será reemplazado.
    4. Determinar el puesto cuya cobertura definitiva se producirá mediante un proceso de selección externa o promoción interna, en caso de que lo haya.
    5. Establecer la duración del contrato de interinidad.
    6. Especificar las actividades que el trabajador deberá desarrollar.
    7. Definir la jornada laboral y modalidad de trabajo.
    8. Establecer la retribución correspondiente.

    Cuáles son las ventajas del contrato de interinidad

    El contrato de interinidad ofrece diversas ventajas tanto para la empresa como para los empleados. Algunas de ellas son:

    • Es una forma eficiente y flexible de cubrir una baja inesperada en la empresa, especialmente en casos de ausencias prolongadas por motivos de salud.
    • Brinda al trabajador la posibilidad de formar parte de la plantilla de forma permanente si su desempeño en la empresa lo requiere.
    • Los contratos de interinidad son de naturaleza versátil, ya que no es estrictamente necesario que la persona desarrolle exactamente las mismas funciones que el empleado que reemplaza.
    • Contribuye a la gestión de gastos y a mantener los índices de desempeño actuales.
    • Facilita la búsqueda de talentos de forma eficiente mediante el inbound recruiting.

    Es importante tener en cuenta que en algunos casos, el contrato de interinidad puede convertirse en indefinido si se detecta un incumplimiento legal o una concatenación de contratos temporales de forma sistemática. En estos casos, se presume que el contrato es indefinido y se aplicarán las consecuencias legales correspondientes.

    ¿Existe indemnización al finalizar un contrato de interinidad?

    A diferencia de otras tipologías contractuales, los contratos de sustitución e interinidad están expresamente excluidos del régimen de indemnización. Esto significa que el trabajador contratado bajo esta modalidad no tiene derecho a percibir indemnización en caso de finalización de la relación laboral. Tampoco es necesario realizar un preaviso de finalización del contrato, a menos que se establezca lo contrario en el acuerdo.

    Vacaciones en el contrato de interinidad

    La gestión de las vacaciones en el régimen de reemplazo laboral es una cuestión conocida en este tipo de contratos. Según la ley, los trabajadores tienen derecho a disfrutar de vacaciones con goce salarial si han trabajado al menos 30 días naturales o 21 días laborales. En el caso de los contratos de interinidad con una duración menor a un año natural, las vacaciones correspondientes se calculan de forma proporcional al tiempo trabajado. Por lo tanto, el empleado computará las vacaciones en función de los meses trabajados.

    Consideraciones al formalizar un contrato de interinidad

    Al formalizar un contrato de interinidad, es importante tener en cuenta algunas consideraciones para evitar confusiones y cuestionamientos. Algunas de ellas son:

    • La retribución del trabajador que realiza el reemplazo dependerá del convenio colectivo y las bandas salariales establecidas por la empresa.
    • Las tareas a desempeñar por el trabajador sustituto deben estar establecidas en el contrato y ser acordes a las estrategias internas de la empresa.
    • Cubrir a un trabajador en régimen de interinidad no garantiza que, al regresar el trabajador ausente, se le conserve el puesto. La empresa puede decidir buscar a otra persona para ocupar el puesto.

    La evolución de la temporalidad contractual en España

    Durante los últimos años, y especialmente a raíz de la crisis económica de 2008, los contratos temporales comenzaron a utilizarse con mayor frecuencia, lo que generó una creciente problemática de inestabilidad laboral. Sin embargo, según los informes presentados por el Ministerio, la incidencia de los contratos temporales de menor duración ha disminuido. En concreto, en 2007 la temporalidad laboral representaba el 35% de los contratos formales, mientras que en la actualidad ha disminuido en 10 puntos porcentuales, situándose en un 26%.

    A pesar de esta disminución, los contratos temporales, incluyendo las interinidades, siguen siendo una realidad en el mercado laboral actual. La duración promedio de un contrato temporal ha disminuido en los últimos años, pasando de 78,6 días en la década pasada a 53,3 días en 2021, lo que representa una reducción de 30 días.

    ¡Hola! Soy Greta Gamarra, especialista en Content Marketing en el mercado español de Factorial. Vine a Barcelona para estudiar un Máster en Marketing Digital, lo que me permitió ampliar mis conocimientos en este campo. Desde 2019, me dedico a crear contenido y campañas para diversas plataformas. Si quieres saber más sobre los derechos en la excedencia voluntaria laboral, te invito a leer estos artículos: Descubre tus derechos en la excedencia voluntaria laboral y Renuncia a tu excedencia voluntaria y descubre las consecuencias.