Skip to content

Descubre el truco definitivo para limpiar tus azulejos olvidados en el fondo de la cocina

Index

    Siempre pensamos que las paredes y los espacios del hogar se ensucian en todas las zonas, pero en realidad, esto es especialmente cierto en el caso de la cocina. Este espacio, al igual que el baño, es una de las zonas más sucias de la casa. Aunque no nos demos cuenta, cuando cocinamos, los humos que se desprenden de las grasas que quemamos suben por la campana extractora y llegan a las paredes y utensilios de la cocina.

    De este modo, si no limpiamos regularmente los azulejos, veremos cómo van apareciendo marcas en forma de goteo que reflejan muchísimo la luz del sol. Además, al limpiar los azulejos, podremos apreciar cómo va apareciendo una capa amarillenta en las juntas blancas que las unen, producto de la grasa solidificada. Por eso, limpiar las paredes de la cocina es una actividad de alto riesgo y requiere de cuidado. Es difícil llegar a todas las zonas y podemos llevarnos un susto si no empezamos por subirnos a la encimera para lograr nuestro objetivo.

    Por esta razón, si quieres limpiar tus azulejos con comodidad, llegando a todos los rincones sin sufrir por tu salud física, te explicamos el truco definitivo.

    Limpiar las paredes de los azulejos

    ¿Qué necesitas?

    Para proceder a la limpieza a fondo de las paredes de la cocina, necesitas una mopa, agua, un recipiente vaporizador y alcohol de limpieza (puedes comprarlo en el supermercado). Es recomendable que reserves una mopa exclusiva para llevar a cabo esta limpieza, ya que, al ensuciarse, no es conveniente usarla en otros espacios.

    Mezcla de agua y alcohol de limpieza

    A continuación, en el recipiente vaporizador, introduces, a partes iguales, media botella de alcohol de limpieza y media de agua.

    Pasa la mopa

    Ahora, rocía generosamente la base de la mopa con la mezcla de agua y alcohol, y pásala por las paredes de la cocina. Utilizamos una mopa que dispone de un palo largo para que alcances las alturas elevadas y puedas moverte con facilidad para una limpieza uniforme, como si estuvieras usando una fregona normal.

    También puedes utilizar este método para limpiar puertas y estantes flotantes de la cocina. Verás cómo consigues que las paredes y el mobiliario brillen sin mucho esfuerzo.

    Otros usos del alcohol de limpieza

    Este tipo de alcohol, llamado isopropílico, es un producto desinfectante idóneo para limpiar superficies del hogar y materiales delicados, especialmente electrónicos. Por esta razón, es un producto muy utilizado para limpiar, por ejemplo, pantallas de móviles, ordenadores o lentes de cámaras sin rayarlas.

    En línea, también se puede utilizar para eliminar el polvo de los componentes de los ordenadores, la limpieza de suelos, persianas, espejos y cristales, así como abrillantador de metal. Además, sirve para eliminar el olor del calzado y sacar determinado tipo de manchas de la ropa.

    Seguro que te interesa: