Skip to content

¡Descubre las causas y consecuencias del despido nulo!

Index

    El despido nulo es una situación en la que los despidos discriminatorios vulneran los derechos fundamentales de los trabajadores y son declarados nulos por un juez. Si has sido despedido de manera injusta y crees que se han vulnerado tus derechos, ¡no dudes en solicitar una cita gratuita con nuestros abogados expertos en despidos!

    ¿Cuándo se considera un despido nulo?

    Un despido nulo es aquel que se declara como tal debido a que se considera que el trabajador ha sido discriminado por alguna de las razones contempladas en la Constitución Española. Algunos de los derechos fundamentales que pueden ser vulnerados en estos casos son:

    • Derecho a la vida, integridad física y moral.
    • Derecho a la libertad de expresión.
    • Derecho a la igualdad de trato y no discriminación.
    • Derecho a la libertad ideológica y religiosa.
    • Garantía de indemnidad.
    • Derecho a la sindicación, huelga y negociación colectiva.

    Además, en los últimos años se han ido incluyendo otras causas de nulidad del despido, como el despido nulo en casos de mujeres embarazadas o personas en proceso de adopción o acogimiento, personas que han solicitado reducción de jornada por maternidad o paternidad, y víctimas de violencia de género, entre otros.

    En estos casos, es relativamente fácil para los abogados expertos en despidos exigir la reincorporación del trabajador a la empresa, siempre y cuando la empresa no logre demostrar las causas de extinción del contrato laboral mencionadas anteriormente. Incluso los despidos disciplinarios pueden acabar siendo considerados como despidos nulos por los juzgados.

    ¿Cuáles son las consecuencias de un despido nulo?

    Los abogados especializados en despidos nulos luchan por la nulidad de los despidos para sus clientes, con el objetivo de exigir, en la mayoría de los casos, la reincorporación del trabajador a la empresa en cuestión. Sin embargo, también existen otras cuestiones que se pueden reclamar, dependiendo de cada caso.

    Aparte de la reincorporación del trabajador a la empresa, las consecuencias que se derivan de la declaración de nulidad del despido son:

    • Salarios de tramitación: Es importante señalar que la reincorporación del trabajador debe producirse en las mismas condiciones en las que se encontraba antes del despido, es decir, con el mismo puesto y sueldo. Y, además, la empresa deberá abonar al empleado los salarios de tramitación, es decir, el sueldo que dejó de percibir durante el periodo de despido hasta su reincorporación.

    • Indemnización por daños y perjuicios: En algunas ocasiones, cuando el despido nulo ha causado un perjuicio económico al trabajador, este puede solicitar una indemnización por daños y perjuicios. Esto puede ocurrir, por ejemplo, cuando el trabajador ha tenido que pedir un crédito o ha dejado de percibir su nómina, cuando el despido ha perjudicado su salud, cuando no ha podido hacer frente a las cuotas de su hipoteca o ha perdido su casa por impagos reiterados, o cuando el despido ha generado un daño moral. Los especialistas en despidos nulos ayudarán a probar cualquiera de estos supuestos y, sobre todo, a cuantificar la indemnización que corresponde.

    ¿Cuáles son las situaciones más frecuentes de los despidos nulos?

    Para tener una idea aproximada de los casos en los que se establece la nulidad del despido, a continuación indicamos algunas situaciones reales y frecuentes en las que se vulneran derechos o se evidencian discriminaciones:

    • Garantía de indemnidad: Cuando un trabajador acude a la justicia para denunciar una irregularidad en su contratación, por ejemplo, y la empresa lo despide como consecuencia de ello, estaría vulnerando su derecho a la garantía de indemnidad.

    • Embarazo: Imaginemos que una empresa despide a una trabajadora embarazada alegando una supuesta bajada de rendimiento. Si la trabajadora asegura que la empresa conocía su estado de embarazo y no acredita debidamente el descenso de productividad, el despido sería considerado nulo.

    • Reducción de jornada: Si un hombre acaba de ser padre y pide una reducción de jornada para cuidar de sus hijos, y la empresa lo despide sin demostrar una causa objetiva o disciplinaria, se decretará la nulidad del despido.

    • Derecho a la huelga: No se pueden despedir a los trabajadores por ejercer su derecho a la huelga, ya que esto estaría vulnerando un derecho fundamental protegido por la Constitución.

    • Libertad de expresión: Si un empleado acude a un juicio como testigo para defender la improcedencia del despido de un compañero de trabajo y la empresa lo despide también, estaría coartando su libertad de expresión, otro derecho fundamental.

    Estos son solo algunos ejemplos de despidos nulos. Si crees que tu despido podría ser considerado nulo y tienes dudas al respecto, no dudes en dejar tu caso en manos de abogados especialistas en despidos procedentes. Ellos podrán asesorarte y ayudarte a proteger tus derechos laborales.

    Para más información sobre el tema, puedes visitar este enlace.