Skip to content

¡Descubre las claves para enfrentar un despido nulo!

Index

    Si has sido despedido de manera injusta y consideras que tu despido podría ser nulo, es importante que conozcas tus derechos y las acciones que puedes tomar para enfrentar esta situación. En este artículo, te daremos las claves para enfrentar un despido nulo y las consecuencias que esto puede tener tanto para el trabajador como para el empleador.

    ¿Qué es un despido nulo?

    Un despido nulo es aquel que se considera inválido debido a que ha sido motivado por causas discriminatorias o que violan los derechos fundamentales del trabajador. Según el Estatuto de los Trabajadores, se considera despido nulo en los siguientes casos:

    • Durante periodos de suspensión por maternidad, riesgo de embarazo, riesgo de lactancia natural, enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia natural, adopción o acogimiento.
    • Cuando la trabajadora solicita o está disfrutando de una excedencia por cuidado de un menor de edad.
    • Trabajadoras embarazadas durante el periodo de suspensión anteriormente mencionado.
    • Trabajadoras víctimas de violencia de género en ejercicio de sus derechos de reducción de jornada, reordenación de trabajo, movilidad geográfica o cambio de centro de trabajo.
    • Trabajadores que se han reincorporado después de períodos de suspensión por maternidad, adopción o acogimiento y han transcurrido más de doce meses desde la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento.
    • Trabajadoras que tienen reducción de jornada por cuidado de un hijo menor de doce años.
    • Trabajadores que están disfrutando de una adaptación de jornada de trabajo por necesidad de reducción.
    • Trabajadoras víctimas de violencia de género en ejercicio del derecho a la tutela judicial efectiva y a la protección social integral.

    ¿Cuáles son las consecuencias de un despido nulo?

    En caso de que un despido sea declarado nulo, la empresa está obligada a readmitir al trabajador en su puesto de trabajo, abonando los salarios dejados de percibir desde la fecha del despido hasta la fecha de reincorporación. Además, el trabajador tiene derecho a una indemnización por los daños morales ocasionados debido a la vulneración de sus derechos fundamentales.

    Es importante destacar que el trabajador tiene la obligación de reincorporarse a su puesto de trabajo. En caso de no hacerlo, perderá el derecho a los salarios dejados de percibir y se considerará un abandono del puesto de trabajo.

    ¿Qué hacer si te enfrentas a un despido nulo?

    Si consideras que tu despido podría ser nulo, es fundamental impugnar la extinción de la relación laboral en un plazo de 20 días hábiles, solicitando la nulidad del despido. Para ello, deberás presentar una demanda de despido nulo, en la que deberás exponer las causas que justifican la nulidad y seguir el procedimiento adecuado.

    Es importante contar con asesoramiento legal especializado para asegurarte de presentar la demanda de manera correcta y poder demostrar la existencia de causas discriminatorias o de vulneración de derechos fundamentales.

    En resumen, si has sido despedido de manera injusta y consideras que tu despido podría ser nulo, es fundamental que conozcas tus derechos y las acciones que puedes tomar para enfrentar esta situación. Impugnar la extinción de la relación laboral en un plazo de 20 días hábiles y presentar una demanda de despido nulo son pasos clave para proteger tus derechos y buscar una solución justa.

    Si quieres más información sobre el tema, te recomendamos visitar los siguientes enlaces: