Skip to content

¡Descubre las claves para enfrentar un despido nulo y protege tus derechos laborales!

Index

    Si has sido despedido de manera injusta y consideras que se han violado tus derechos fundamentales, es importante que conozcas tus opciones legales y cómo enfrentar un despido nulo. En este artículo, te daremos todas las claves para que puedas reclamar y proteger tus derechos laborales.

    ¿Qué es un despido nulo y cuáles son sus causas?

    Según el apartado 5 del artículo 55 del Estatuto de los Trabajadores (ET), se considera despido nulo cuando resulta discriminatorio y viola expresamente los derechos fundamentales y libertades públicas de la persona trabajadora. Esto significa que no se puede despedir a un trabajador por motivos de raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición personal.

    Las causas de un despido nulo están establecidas en el artículo 55 del ET y se producen cuando se discriminan a los trabajadores en situaciones como:

    • Durante períodos de suspensión por maternidad, embarazo, lactancia, adopción o acogimiento.
    • En el caso de trabajadoras víctimas de violencia de género que ejerzan sus derechos de reducción, reordenación o movilidad geográfica.
    • Cuando las trabajadoras víctimas de violencia de género ejerzan su derecho a la tutela judicial efectiva y a la asistencia social integral.
    • Trabajadoras que hayan solicitado o estén disfrutando de una excedencia por cuidado de un menor de 3 años.
    • Trabajadores que se reincorporen al trabajo después de períodos de suspensión por maternidad, adopción o acogimiento, siempre y cuando hayan transcurrido 12 meses desde la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.
    • Trabajadoras que estén cumpliendo una reducción de jornada por cuidado de un hijo menor de 12 años.
    • Trabajadores que hayan reclamado sus derechos y hayan sido despedidos como consecuencia de ello.

    Consecuencias y derechos del despido nulo

    La principal consecuencia de un despido nulo es la readmisión inmediata del trabajador en su puesto de trabajo, así como el pago de los salarios dejados de percibir durante el despido, conocidos como salarios de tramitación. Sin embargo, existen algunas excepciones:

    • Si el trabajador encuentra otro empleo durante el proceso, el empresario podrá descontar el salario percibido y los salarios que deba percibir la empresa.
    • Si el trabajador ha recibido prestaciones por desempleo, deberá devolverlas y el empresario deberá ingresar a la Seguridad Social la cantidad percibida por el trabajador en concepto de desempleo. El trabajador percibirá la diferencia entre el paro y su sueldo.
    • Si el trabajador ha encontrado otro empleo y no ha sido perjudicado económicamente por el despido, el empresario deberá cotizar el alta del trabajador en la Seguridad Social desde la fecha del despido.

    Además, en caso de despido nulo, el trabajador tiene derecho a reclamar una indemnización por los daños y perjuicios ocasionados. Esta indemnización puede ser por daños materiales, como la pérdida de una casa o el pago de una hipoteca, y por daños morales, como el estrés y la angustia generados por el despido.

    Plazo de reincorporación a la empresa

    Si la sentencia no establece un plazo determinado, el juez requerirá al empresario que reponga al trabajador en su puesto en un plazo máximo de 3 días. Si el trabajador no es readmitido en ese plazo, podrá presentarse ante el juzgado competente e iniciar un incidente.

    En caso de ser necesario, el juez obligará al empresario a la readmisión en un plazo máximo de 5 días, y podrá requerir el pago de hasta 6 meses de salario, o tantos como considere necesarios. Durante este proceso, el trabajador continuará dado de alta en la Seguridad Social.

    Despido objetivo declarado nulo

    En el caso de que un trabajador sea despedido de manera objetiva, recibirá una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades. Sin embargo, si el despido es considerado nulo, el empleado deberá devolver la indemnización percibida. En general, se busca equilibrar la devolución de los salarios de tramitación con la indemnización recibida.

    Situaciones especiales de despido nulo

    En situaciones en las que la readmisión del trabajador sea imposible debido al cierre o cese de actividad de la empresa, el trabajador podrá ser readmitido en su puesto de trabajo o recibir una indemnización equivalente a la de un despido improcedente.

    En el caso de víctimas de acoso o violencia, estas podrán decidir libremente si desean reincorporarse a su puesto de trabajo o extinguir la relación laboral. En ambos casos, tendrán derecho a percibir los salarios de tramitación y una indemnización equivalente a la de un despido improcedente.

    Abogados expertos en derecho laboral

    Si has sido despedido y necesitas asesoramiento legal, no dudes en contactar con abogados especialistas en impugnación y reclamación de despidos. En Civic Abogados, contamos con abogados laboralistas con amplia experiencia en este tipo de casos. Nuestra socia fundadora, Laura Palma Carpio, es una abogada especialista en derecho laboral y miembro del Ilustre Colegio de Abogacía de Madrid.

    No te quedes sin proteger tus derechos laborales. ¡Contacta con nosotros y te ayudaremos a enfrentar un despido nulo!

    Para más información, puedes visitar nuestros artículos relacionados: