Skip to content

¡Descubre las consecuencias del despido nulo y cómo proteger tus derechos laborales!

Index

    El despido nulo es una situación que puede tener importantes repercusiones tanto para el trabajador como para la empresa. En este artículo, te explicaremos qué se considera un despido nulo, cuáles son sus causas y consecuencias, y cómo puedes proteger tus derechos laborales en caso de enfrentar esta situación.

    ¿Qué es un despido nulo?

    Un despido se considera nulo cuando se produce una violación de los derechos fundamentales y las libertades públicas del trabajador, ya sea por discriminación o por represalias a raíz de reclamaciones o demandas realizadas por el trabajador. En estos casos, el tribunal entra a resolver la violación de los derechos fundamentales, independientemente de si el trabajador ha ganado la demanda por despido improcedente.

    Causas de despido nulo

    El Estatuto de los Trabajadores establece que un despido se considera nulo cuando está motivado por causas de discriminación prohibidas por la Constitución y la Ley, o cuando se produce una violación de los derechos fundamentales y las libertades públicas del trabajador. Algunas de las situaciones en las que se considera nulo el despido son:

    • Durante los periodos de suspensión recogidos en el Estatuto de los Trabajadores por maternidad, riesgo de embarazo, riesgo de lactancia natural, enfermedades causadas por el embarazo, parto o lactancia natural, adopción o acogimiento.
    • Cuando las trabajadoras soliciten o estén disfrutando de una excedencia por cuidado de un menor de edad.
    • Cuando las trabajadoras estén embarazadas, desde la fecha del embarazo hasta el periodo de suspensión mencionado anteriormente.
    • Cuando las trabajadoras sean víctimas de violencia de género y ejerzan su derecho a la reducción o reordenación de su trabajo, movilidad geográfica, cambio de centro o suspensión de la relación laboral.
    • Cuando los trabajadores no se hayan reintegrado al finalizar los periodos de suspensión por maternidad, adopción o acogimiento, y hayan transcurrido entre nueve y doce meses desde la fecha de nacimiento, adopción o acogimiento del hijo.
    • Cuando las trabajadoras se encuentren en reducción de jornada por cuidado de un hijo y este cumpla doce años.
    • Cuando las trabajadoras sean víctimas de violencia de género y ejerzan su derecho a la tutela judicial efectiva, a los derechos reconocidos por ley o a la protección y asistencia social integral, y sean despedidas por ello.

    Es importante destacar que, aunque se consideren nulos los despidos por estas causas, si el trabajador no acredita que existen causas justificativas para el despido, o demuestra que fue despedido por motivos relacionados con el embarazo o el ejercicio de los permisos o excedencias mencionados, el despido se considerará improcedente y no nulo.

    Consecuencias del despido nulo

    La consecuencia más importante del despido nulo es la obligación de la empresa de readmitir al trabajador en su puesto de trabajo, así como el abono de los salarios dejados de percibir desde el despido. Sin embargo, existen circunstancias que pueden modificar esta consecuencia:

    • Si el trabajador ha encontrado otro empleo, el empresario podrá descontar el salario percibido por el trabajo realizado durante ese periodo, así como los salarios dejados de percibir desde el despido.
    • Si el trabajador ha percibido prestaciones por desempleo, deberá devolverlas y el empresario deberá ingresar a la Seguridad Social las cantidades percibidas por el trabajador en concepto de desempleo. Por su parte, el trabajador percibirá de la empresa la diferencia entre la prestación por desempleo y su sueldo.
    • En cualquier caso, el trabajador no se verá perjudicado en el cobro de su salario si hubiese existido demanda. En este sentido, el empresario deberá cotizar el alta del trabajador en la Seguridad Social a efectos de la fecha del despido.
    • Por otro lado, se evita el enriquecimiento injusto, descontando el cobro si el trabajador encontró trabajo durante ese periodo.

    Indemnización por despido nulo

    El despido calificado como nulo por los tribunales lleva aparejada una indemnización. En este sentido, la consecuencia de la readmisión obligatoria del trabajador en su puesto de trabajo es mencionada. Sin embargo, también se le deberán abonar los salarios dejados de percibir desde el despido hasta la fecha de la sentencia, descontando los descuentos mencionados anteriormente, así como los conocidos como "salarios de tramitación".

    ¿Es obligatorio volver al puesto de trabajo?

    Sí, el trabajador tiene la obligación de reincorporarse. De hecho, si no se reincorpora perderá el derecho a los salarios de tramitación, considerándose un abandono del puesto de trabajo. Para cobrar los salarios de tramitación, es necesario la reincorporación.

    Solo en casos de mobbing o acoso laboral se permite al trabajador no acudir al puesto de trabajo y cobrar los salarios de tramitación junto con la indemnización por despido improcedente.

    ¿Qué sucede si la empresa recurre la sentencia?

    Si la sentencia en primera instancia califica el despido como nulo, la empresa deberá cumplir la sentencia de forma provisional, abonando al trabajador los salarios atrasados y readmitiéndolo en su puesto de trabajo. Sin embargo, en caso de que esto no suceda, las partes deberán acudir a un juzgado para iniciar un incidente de readmisión. Si el juez estima que el trabajador debe ser readmitido, ordenará al empresario que reponga al trabajador en su puesto en la fecha que indique la resolución.

    En caso de que el empresario no proceda a la readmisión, se adoptarán las siguientes medidas coercitivas:

    • El secretario judicial requerirá la ejecución de una cantidad equivalente a varios meses de salario, tantas veces como sea necesario.
    • El trabajador continuará dado de alta en la Seguridad Social.

    Plazo para reincorporarse a la empresa

    El plazo para la reincorporación del trabajador deberá estar recogido en la sentencia. Sin embargo, si el trabajador no se reincorpora, se admite que el trabajador pueda requerir al empresario, a través del juez competente, que en un plazo determinado lo reponga en su puesto de trabajo.

    Si el empresario no procede a la readmisión en las condiciones en las que el trabajador fue despedido, el trabajador podrá acudir al juzgado e iniciar un incidente de readmisión. Si el juez estima que el trabajador debe ser readmitido, ordenará al empresario que reponga al trabajador en su puesto en la fecha que indique la resolución.

    Conclusiones

    El despido nulo es una situación compleja que puede tener importantes consecuencias tanto para el trabajador como para la empresa. Es importante que los trabajadores conozcan sus derechos y sepan cómo protegerlos en caso de enfrentar un despido nulo. Si te encuentras en esta situación, te recomendamos que consultes a un abogado laboral para que te asesore y te ayude a defender tus derechos.

    Recuerda que en Coxcie.com puedes encontrar más información sobre las causas y consecuencias del despido nulo, así como consejos para enfrentar esta situación y proteger tus derechos laborales. No te dejes engañar, ¡conoce tus derechos y defiéndelos!