Skip to content

¡Descubre tus derechos en la excedencia voluntaria laboral!

Index

    La excedencia voluntaria es una situación en la que el trabajador solicita la suspensión temporal de su contrato laboral por motivos personales. En este artículo, te explicaremos en detalle cómo funciona la excedencia voluntaria y cuáles son tus derechos al solicitarla.

    Regulación de la excedencia voluntaria

    La excedencia voluntaria está regulada en el artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores. Este artículo establece que el trabajador tiene derecho a situarse en excedencia voluntaria por un período mínimo de cuatro meses y máximo de cinco años.

    Para solicitar la excedencia voluntaria, el trabajador debe tener al menos un año de antigüedad en la empresa y no haber solicitado una excedencia en los últimos cuatro años. Además, es necesario determinar la duración de la excedencia, indicando las fechas de inicio y fin.

    ¿Cómo solicitar la excedencia voluntaria?

    Lo habitual es que el trabajador solicite por escrito la excedencia a la empresa con antelación, justificando los motivos de la solicitud. La empresa debe aceptar la solicitud y el trabajador dejará de prestar servicios a la empresa una vez que la resolución judicial que concede el derecho a la excedencia sea firme.

    Una vez concedida la excedencia, el trabajador tiene dos opciones: renunciar a ella antes de empezar a disfrutarla (si esto supone un perjuicio) o que el empresario la revoque unilateralmente.

    Requisitos para solicitar la excedencia voluntaria

    Para tener derecho a acceder a la excedencia voluntaria, el trabajador debe cumplir con los siguientes requisitos básicos:

    • Tener una antigüedad mínima de un año en la empresa.
    • No haber solicitado una excedencia en los últimos cuatro años.

    Además, es necesario determinar la duración de la excedencia, indicando las fechas de inicio y fin. La duración de la excedencia puede ser de un plazo definido o indeterminado, pero en general tiene límites a cumplir:

    • Duración mínima: debe durar al menos cuatro meses.
    • Duración máxima: puede durar hasta cinco años.

    Una vez finalizada la excedencia voluntaria, el trabajador puede volver a solicitarla siempre que hayan transcurrido al menos cuatro años. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el Estatuto de los Trabajadores deja abierta la posibilidad de desarrollar una regulación específica a través de convenios colectivos.

    ¿Qué ocurre al finalizar el período de excedencia voluntaria?

    A diferencia de la excedencia forzosa, disfrutar de una excedencia voluntaria no conlleva efectos perjudiciales para el trabajador. Sin embargo, existen algunas consecuencias importantes a tener en cuenta:

    • No se reserva el puesto de trabajo: es decir, no se tiene derecho a una reincorporación inmediata.
    • Existe un derecho preferente de reintegro en caso de que exista una vacante similar a la excedencia.
    • El trabajador debe comunicar a la empresa su intención de reingresar en la empresa al finalizar la excedencia, solicitando que el empresario le avise en caso de que aparezca una vacante adecuada.
    • En caso de que no haya puestos de la misma categoría, la empresa puede ofrecer puestos de una categoría o remuneración inferior, si los hay.
    • No se tiene derecho a percibir remuneración durante la excedencia.
    • La duración de la excedencia no se tiene en cuenta a efectos de antigüedad en la empresa.
    • Si la empresa comunica una negativa a la reincorporación, el trabajador tiene derecho a cobrar el paro.

    En resumen, es importante tener en cuenta que la excedencia voluntaria no garantiza la reincorporación, pero sí otorga al trabajador ciertos derechos y protecciones. Si estás pensando en solicitar una excedencia voluntaria, asegúrate de conocer tus derechos y las consecuencias que puede tener para tu situación laboral.

    Fuentes: