Skip to content

¡Descubre tus derechos en la excedencia voluntaria laboral!

Index

    Si estás pensando en solicitar una excedencia voluntaria en tu trabajo, es importante que conozcas tus derechos y cómo proceder en esta situación. En este artículo, te proporcionaremos toda la información necesaria para que puedas tomar una decisión informada y proteger tus intereses.

    ¿Quién puede solicitar una excedencia voluntaria?

    Cualquier trabajador que cumpla con los siguientes requisitos puede solicitar una excedencia voluntaria:

    • Tener al menos 1 año de antigüedad en la empresa.
    • Haber transcurrido al menos 4 años desde la última excedencia.
    • No importa el tipo de contrato o su duración, ya sea temporal o indefinido.

    Si cumples con estos requisitos, la empresa está obligada a concederte la excedencia, aunque esta decisión está sujeta a las necesidades del servicio.

    ¿Cómo se solicita una excedencia voluntaria?

    Para solicitar una excedencia voluntaria, debes comunicar tu decisión a la empresa de forma escrita, indicando la fecha de inicio y duración de la excedencia. Aunque no se exige un plazo específico para hacer la solicitud, es recomendable hacerlo con la suficiente antelación.

    Si la empresa niega o no responde a tu solicitud, puedes permanecer en tu puesto de trabajo hasta que se reconozca tu derecho. En caso de negativa o silencio por parte de la empresa, se considerará un abandono del puesto y podrías enfrentar un despido justificado.

    ¿Cuál es la duración de la excedencia voluntaria?

    La duración de la excedencia voluntaria puede ser de un mínimo de 4 meses y un máximo de 5 años. Puedes solicitar prórrogas sucesivas para extender la excedencia más allá de los 5 años, pero la empresa no está obligada a concederlas.

    Es importante tener en cuenta que si solicitas una prórroga al finalizar el plazo de la excedencia y la empresa la deniega, perderás el derecho al reingreso automático y deberás solicitarlo de forma independiente.

    Efectos de la excedencia voluntaria

    La excedencia voluntaria tiene diferentes efectos en distintos niveles:

    En la relación de trabajo:

    Durante la excedencia, quedas exento de las obligaciones y remuneración del trabajo. El vínculo laboral se mantiene, pero se extingue temporalmente.

    Respecto a la Seguridad Social:

    Debes cursar una baja en la Seguridad Social desde la fecha de inicio de la excedencia, y la empresa no tiene la obligación de cotizar durante este periodo.

    A efectos de desempleo:

    Si te encuentras en situación legal de desempleo, tienes derecho a recibir la prestación correspondiente. Además, la excedencia se computa para futuras prestaciones por desempleo.

    Solicitud de reingreso

    Al finalizar la excedencia voluntaria, tienes derecho a solicitar el reingreso a tu puesto de trabajo. La empresa está obligada a tomar en consideración tu petición, aunque no exista una vacante disponible en ese momento.

    En caso de que la empresa acepte tu reincorporación, debe ofrecerte una vacante adecuada. Si la vacante no es idónea o no se ajusta a tus necesidades, puedes tener derecho a una indemnización por daños y perjuicios.

    Si la empresa niega el reingreso alegando la inexistencia de vacantes, puedes emprender acciones legales para impugnar esta decisión y proteger tus derechos.

    ¡No dejes que la excedencia voluntaria te tome por sorpresa! Conoce tus derechos y toma decisiones informadas para proteger tus intereses laborales. Para obtener más información sobre este tema, consulta los siguientes enlaces: