Skip to content

El despido disciplinario: causas, consecuencias y cómo impugnarlo

Index

    El despido disciplinario es una decisión empresarial de poner fin a la relación laboral con un trabajador debido a incumplimientos graves y culpables. En este artículo analizaremos las circunstancias exactas que pueden llevar a este tipo de despido, así como las consecuencias y los puntos a tener en cuenta. También responderemos preguntas frecuentes sobre el tema.

    ¿Qué es el despido disciplinario?

    El despido disciplinario es la decisión finalizar la relación laboral por parte del empresario cuando el trabajador ha incurrido en incumplimientos graves y culpables. Estas faltas pueden ser de diferentes tipos, como faltas de asistencia injustificadas, indisciplina o desobediencia reiterada, ofensas verbales o físicas, abuso de confianza, disminución del rendimiento, entre otras.

    Es importante tener en cuenta que las causas del despido disciplinario deben estar recogidas en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, aunque también pueden estar especificadas en el convenio colectivo aplicable.

    Causas del despido disciplinario

    Las causas que pueden generar un despido disciplinario están recogidas en el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores. Algunas de estas causas son:

    • Faltas de asistencia puntualidad repetidas e injustificadas.
    • Indisciplina o desobediencia reiterada en el ámbito laboral.
    • Ofensas verbales o físicas al empresario, compañeros o familiares.
    • Abuso de confianza o transgresión de la "buena fe contractual".
    • Disminución del rendimiento pactado de forma voluntaria y continuada.
    • Embriaguez habitual o toxicomanía que afecte negativamente al trabajo.
    • Acoso por razón de raza, etnia, religión, discapacidad, edad u orientación sexual.

    Es importante tener en cuenta que el convenio colectivo aplicable puede añadir otras faltas graves a esta lista. En general, incurrir en una falta grave permite al empresario recurrir al despido disciplinario.

    ¿Cómo impugnar un despido disciplinario?

    Si consideras que tu despido disciplinario es injusto, tienes la posibilidad de impugnarlo. El plazo para presentar la impugnación es de 20 días hábiles a partir de la fecha de notificación del despido. Para realizar la impugnación, debes presentar una demanda ante el Juzgado de lo Social, en la que deberás incluir los elementos clave de tu relación contractual, como la antigüedad en la empresa y tu categoría. También deberás exponer los argumentos que demuestren que el despido ha sido injustificado.

    Despido disciplinario procedente, improcedente o nulo

    El despido disciplinario puede ser calificado como procedente, improcedente o nulo, dependiendo de la valoración que haga el juez. En caso de que el despido sea procedente, se extinguirá la relación laboral y el trabajador tendrá derecho a recibir el finiquito y el paro correspondiente. Si el despido es improcedente, el empresario puede optar por readmitir al trabajador o abonarle una indemnización. En caso de que el despido sea declarado nulo, el trabajador tiene derecho a ser reincorporado a la empresa y a recibir el pago de salarios de tramitación.

    ¿Existe derecho al paro en caso de despido disciplinario?

    Según la legislación vigente, el trabajador despedido disciplinariamente tiene derecho a recibir la prestación por desempleo, siempre y cuando cumpla con los requisitos establecidos, como haber cotizado al menos 360 días y estar dado de baja en la Seguridad Social. Además, es necesario haber formalizado la inscripción como demandante de empleo en el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) y demostrar una actitud activa de búsqueda de empleo.

    Es importante tener en cuenta que, debido al aumento de casos de despidos disciplinarios fraudulentos, el SEPE ha intensificado los controles y puede solicitar documentación adicional para justificar el cese de la relación laboral.

    Conclusión

    El despido disciplinario es una forma habitual de poner fin a la relación laboral, pero es importante conocer las causas, las consecuencias y los derechos del trabajador en caso de impugnación. Si consideras que tu despido ha sido injusto, es recomendable buscar asesoramiento legal para proteger tus derechos laborales.

    Descubre más sobre las causas y consecuencias del despido nulo aquí.