Skip to content

El despido improcedente: ¿qué hacer y cómo reclamar?

Index

    El despido improcedente es una situación que puede generar mucha incertidumbre y preocupación en los trabajadores. Sin embargo, es importante saber que existen pasos legales y opciones para impugnar este tipo de despido y proteger nuestros derechos laborales.

    ¿Qué es un despido improcedente?

    Un despido improcedente es aquel que no cumple con los requisitos legales establecidos para su realización. Puede haber diferentes motivos por los cuales un despido es considerado improcedente, ya sea por incumplimiento de requisitos materiales o formales.

    Incumplimiento de requisitos materiales

    En este caso, la empresa no puede justificar de manera adecuada los motivos que llevaron al despido del trabajador. Es decir, los argumentos y razones presentadas por el empleador no son suficientes para respaldar la decisión de terminar el contrato laboral.

    Incumplimiento de requisitos formales

    Por otro lado, el despido también puede ser declarado improcedente si la empresa no cumple con los requisitos formales establecidos por la ley. Esto incluye la comunicación por escrito de la notificación de despido, la motivación de los hechos que llevaron a la decisión y la fecha de efectos del despido.

    ¿Cómo impugnar un despido improcedente?

    Si consideras que tu despido ha sido declarado improcedente, es importante seguir los siguientes pasos legales para impugnarlo:

    1. Firmar la carta de despido como "no conforme": Al recibir la carta de despido, es recomendable no firmarla de forma inmediata. En su lugar, puedes firmarla como "no conforme" y reservarte el derecho de examinarla con tranquilidad.

    2. Presentar una Papeleta de Conciliación: Una vez firmada la carta de despido como "no conforme", debes presentar una Papeleta de Conciliación ante la Administración correspondiente. Esto permitirá que se convoque a una reunión entre la empresa y el trabajador para intentar llegar a un acuerdo.

    3. Proceso judicial: En caso de que no se llegue a un acuerdo en la conciliación, se abrirá un proceso judicial en el que un juez será el encargado de determinar si el despido fue improcedente. En este proceso, se analizarán los motivos y fundamentos presentados por ambas partes.

    Consecuencias del despido improcedente

    Las consecuencias de un despido improcedente pueden variar dependiendo de la decisión del juez. En caso de que se determine que el despido fue improcedente, existen dos opciones:

    1. Readmisión del trabajador: La empresa puede optar por readmitir al trabajador en su puesto de trabajo, manteniendo las mismas condiciones laborales que tenía antes del despido. En este caso, la empresa deberá abonar los salarios correspondientes desde la fecha del despido hasta la fecha de readmisión, así como cotizar a la Seguridad Social por ese periodo.

    2. Indemnización al trabajador: Si la empresa decide no readmitir al trabajador, deberá pagarle una indemnización por despido improcedente. El cálculo de esta indemnización se realiza teniendo en cuenta la fecha de inicio del contrato y el tiempo de servicio del trabajador.

    ¿Qué indemnización corresponde al trabajador?

    La cantidad de indemnización por despido improcedente se calcula en base a la fecha de inicio del contrato y el tiempo de servicio del trabajador. A partir de la Reforma Laboral de 2012, se establecen los siguientes criterios:

    • Si la fecha de inicio del contrato es posterior al 12 de febrero de 2012, la indemnización es de 33 días por año de servicio con un máximo de 24 mensualidades. En caso de periodos inferiores a un año, las fechas se prorratean.

    • Si la relación laboral comenzó antes del 12 de febrero de 2012, la indemnización es de 45 días por año de servicio con un máximo de 42 mensualidades. A partir de la fecha mencionada, se aplicaría la indemnización de 33 días por año de servicio con un máximo de 24 mensualidades.

    Conclusiones

    En resumen, si te encuentras en una situación de despido improcedente, es importante tomar las medidas legales necesarias para impugnarlo y proteger tus derechos laborales. Firmar la carta de despido como "no conforme" y presentar una Papeleta de Conciliación son los primeros pasos para iniciar el proceso legal. Las consecuencias del despido improcedente pueden ser la readmisión del trabajador o el pago de una indemnización por parte de la empresa. En cualquier caso, es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado laboralista para asegurar que se respeten tus derechos.

    Si deseas obtener más información sobre el despido improcedente y cómo proteger tus derechos laborales, te invitamos a visitar los siguientes enlaces: