Skip to content

Limpiar las paredes del hogar: una tarea sencilla y super importante

Index

    En este artículo te contaremos las opciones para limpiar las paredes de tu casa. Cada tipo de pared requiere diferentes tipos de limpieza y materiales, ya que algunos absorben más que otros y pueden dañarse si aplicas ingredientes o productos incorrectos. ¡Pero aquí resolveremos ese misterio, así que no te preocupes!

    PRIMERO: Reconocimiento de la pared

    Lo primero que debemos hacer para limpiar las paredes del hogar es reconocer el tipo de material con el que están hechas, ya que cada uno tendrá requisitos diferentes para limpiarlo y necesitarás distintos elementos para hacerlo. Es importante que dispongas de tiempo para limpiar en profundidad las paredes, y que quites cuadros, adornos, relojes u otros elementos que puedan estar en el camino y dificultar la tarea. A continuación, veremos los diferentes tipos de paredes y cómo limpiarlas.

    1. Paredes de azulejos o baldosas

    En casa solemos encontrar paredes de azulejos o baldosas en la cocina, el baño y otros sitios donde los cambios de temperaturas suelen hacer que las paredes se mojen directamente con agua u otras sustancias líquidas. Afortunadamente, estas paredes son fáciles de limpiar.

    ¿Qué necesito?

    • Papel periódico
    • 1/2 taza de vinagre blanco
    • 1/2 taza de agua tibia
    • Un bol mediano
    • Esponja
    • Paño de microfibra

    Paso a paso:

    1. Lo primero que deberás hacer es pasar un paño de microfibra por la superficie a limpiar para eliminar los rastros de polvo y suciedad.
    2. Luego, deberás embeber una esponja en el bol con la mitad de agua y la mitad de vinagre blanco, y pasarla por los azulejos y las juntas de la pared.
    3. Deberás dejar que el vinagre actúe en la superficie durante unos minutos.
    4. Pasados unos minutos, puedes fregar la superficie con la esponja para darle una limpieza profunda y efectiva.
    5. Luego, para finalizar, deberás pasar un papel periódico por la superficie de los azulejos para secarlos y evitar que se rayen o dejen marcas.
      Si no te gusta el olor del vinagre y quieres modificarlo, puedes agregarle unas gotas de limón a la mezcla para aromatizar el lugar.

    2. Paredes de papel vinílico

    Últimamente vemos paredes que poseen papeles vinílicos, que además de ser bonitos, vienen en diseños accesibles. ¡Y tenemos suerte, porque son fáciles de limpiar! A continuación, te contamos cómo hacerlo.

    ¿Qué necesito?

    • 1 cucharada de detergente líquido
    • 500 ml de agua
    • Una botella pulverizadora tipo spray
    • Paño de microfibra

    Paso a paso:

    1. Para comenzar, el papel vinílico es ideal para espacios en los que no se quiere que sea sensible a sustancias líquidas.
    2. Deberás mezclar el detergente líquido y diluirlo en el agua en la botella pulverizadora tipo spray, y batirla para mezclar bien.
    3. Luego, una vez que tengas la mezcla preparada, podrás rociar el papel vinílico con la botella pulverizadora (es conveniente que lo hagas a un mínimo de un metro de distancia para que no llegue con fuerza y moje la pared).
    4. Después de mojarlo, deberás pasar un paño de microfibra por la superficie para secarla, teniendo cuidado de no dejar el papel vinílico mojado.
      Siempre que veas una mancha, es preferible que la limpies de inmediato, ya que es más fácil limpiarla en ese momento.

    3. Paredes de ladrillos

    Las paredes de ladrillo suelen ser elegidas en el hogar por ser vistosas, duraderas y resistentes, además de aportar un estilo rústico y atractivo. Sin embargo, también pueden acumular polvo y suciedad. A continuación, te contamos cómo limpiarlas.

    ¿Qué necesito?

    • Escoba plumero
    • Balde
    • 3/4 de agua tibia (en relación al balde)
    • 1/2 taza de amoníaco
    • Cepillo de cerdas gruesas
    • Guantes y mascarilla (opcional)
    • Manguera o hidrolavadora

    Paso a paso:

    1. Lo primero que deberás hacer es pasar la escoba plumero por los ladrillos, comenzando de abajo hacia arriba y de izquierda a derecha. Esto permitirá que vayas arrastrando la suciedad en un solo sentido para quitarla y dejarla en un solo sitio.
    2. Luego, para quitar la suciedad, deberás colocar la manguera o agua en un balde y mojar la pared en el sentido en el que has pasado el escobillón.
    3. Una vez que la pared esté mojada, deberás embeber el cepillo en el balde con la mezcla de agua tibia y amoníaco, y fregar los ladrillos (procura hacerlo de manera uniforme para evitar aureolas o manchas). Es recomendable utilizar guantes y mascarilla para evitar el contacto directo con el amoníaco.
    4. Luego de fregar la pared, deberás volver a mojarla con la manguera para quitar el agua de la superficie.
    5. Y finalmente, solo queda esperar a que se seque de manera natural.

    4. Paredes de pintura

    En las paredes de pintura, es común encontrar dos tipos: pinturas lavables y pinturas no lavables. A continuación, te contamos cómo limpiar cada una de ellas.

    Pintura lavable

    ¿Qué necesito?

    • 500 ml de agua tibia
    • 2 cucharadas de jabón líquido
    • Una botella pulverizadora tipo spray
    • Esponja
    • Paño de microfibra

    Paso a paso:

    1. Para empezar, necesitarás mezclar el jabón líquido con el agua tibia en la botella pulverizadora tipo spray y batirla para mezclar bien.
    2. Luego, deberás rociar la pared, a una distancia de un metro, para mojarla y luego fregar la superficie con una esponja.
    3. Para finalizar, deberás pasar un paño de microfibra por la superficie para secarla.
      Es recomendable que hagas esta limpieza cada varios meses para mantener la pintura en perfecto estado.

    Pintura no lavable

    ¿Qué necesito?

    • Escoba plumero
    • Aspiradora (opcional)
    • Paño de microfibra húmedo con jabón líquido y agua tibia

    Paso a paso:

    1. Las paredes con pintura no lavable son sensibles a marcarse al limpiar, por lo que necesitarás pasar una escoba plumero por la superficie o utilizar una aspiradora para quitar el polvo, ácaros y suciedades superficiales.
    2. Luego, con un paño húmedo con jabón líquido y agua tibia, deberás pasar por las zonas que tienen suciedad. Es conveniente que hagas esto sin mojar demasiado la pared.
      Siempre que veas una mancha, es preferible que la limpies de inmediato, ya que es más fácil limpiarla en ese momento.

    En conclusión, limpiar las paredes del hogar puede ser una tarea sencilla si conoces los materiales y los productos adecuados para cada tipo de pared. Recuerda que es importante mantener la limpieza de las paredes para mantener un ambiente saludable en tu hogar. ¡No dudes en probar estos consejos y mantener tus paredes impecables!

    Fuentes: