Skip to content

¿No limpiar las juntas de los azulejos de cocina y baño? ¡Te mostramos los mejores trucos caseros para acabar con la suciedad acumulada!

Index

    Las juntas de los azulejos de la cocina y el baño están constantemente en contacto con los vapores y la humedad. Para proteger las paredes y facilitar la limpieza de las mismas, estas estancias suelen estar alicatadas con azulejos. La superficie cerámica ayuda a evacuar la humedad de las paredes, pero también puede causar estragos en las zonas cubiertas por las juntas.

    Estos espacios de separación entre las distintas piezas de azulejo suelen acumular suciedad, hongos y bacterias que ennegrecen la zona. Si quieres acabar con ella, te mostramos cómo puedes limpiar las juntas de los azulejos de forma sencilla.

    Cómo limpiar las juntas de los azulejos

    Las juntas de los azulejos son los huecos que encontramos entre las distintas piezas. Están rellenos de una masa blanca, o coloreada (dependiendo de la decoración de la estancia), denominada lechada. Con el paso del tiempo, estas juntas suelen acumular suciedad, hongos y bacterias debido al contacto constante con la humedad, la grasa y el polvo.

    Debido a las acumulaciones en las juntas y a las superficies porosas, se produce la aparición de moho y bacterias en ellas. Esto provoca un color negro desagradable y nocivo para la salud. Estos tipos de microorganismos se encuentran en ambientes cálidos y húmedos, donde pueden vivir y proliferar, lo cual se traduce en problemas, sobre todo para las personas con afecciones respiratorias como el asma. En este caso, deberás mantener una higiene concienzuda en estas zonas o acudir a profesionales.

    La limpieza de estas zonas debe realizarse de forma regular, usando productos que ayuden a eliminar la suciedad de las juntas de los azulejos. En el mercado encontrarás lapiceros destinados a este fin, que son fáciles de aplicar y dan buenos resultados. Pero si prefieres trucos caseros, a continuación te mostramos los mejores remedios para acabar con la suciedad.

    • Vinagre blanco: El vinagre es un producto ecológico muy utilizado en la limpieza doméstica. Es desinfectante, acaba con la grasa, da brillo a las superficies y elimina los malos olores de los electrodomésticos. Además, tiene propiedades antibacterianas y es eficaz para acabar con los hongos que forman el moho en las paredes y las juntas de los azulejos. Si quieres limpiarlas con vinagre, necesitarás:

      • 125 mililitros de vinagre blanco
      • 62 mililitros de agua tibia
      • 1 espray
      • 1 cepillo de dientes

      El procedimiento es sencillo:

      • Mezcla el agua tibia con el vinagre blanco en el espray. Si hay manchas difíciles, puedes diluir un poco el vinagre.
      • Rocía la mezcla preparada en las juntas de los azulejos.
      • Deja que la mezcla actúe durante 10 minutos.
      • A continuación, frota con un cepillo de dientes para eliminar el resto de suciedad.
      • Aclara la zona con agua tibia.
      • Seca la superficie con un paño.
    • Bicarbonato sódico: El bicarbonato de sodio es un aliado en la limpieza del hogar, ya que ayuda a eliminar la suciedad incrustada y desinfecta. Además, al tratarse de un producto natural, no tiene contraindicaciones para la salud. Para limpiar las juntas, necesitarás:

      • 100 gramos de bicarbonato de sodio
      • Agua caliente
      • 1 cepillo de dientes

      El procedimiento es el siguiente:

      • Humedece el bicarbonato de sodio con agua hasta que forme una pasta espesa.
      • A continuación, utiliza el cepillo para frotar la pasta en las juntas de los azulejos. Deja que actúe durante 30 minutos.
      • Limpia con un paño suave y limpio.
    • Agua con lejía: La lejía es un desinfectante capaz de acabar con los hongos, las bacterias y los virus en la superficie, además de incorporar un efecto blanqueante. Su principal inconveniente es que es abrasiva, por lo que deberás manejarla con cuidado para evitar quemaduras en la piel y las mucosas. Para evitar problemas, utiliza guantes y ropa vieja para protegerte de las salpicaduras que pueden dañar las prendas. Necesitarás:

      • 500 mililitros de agua tibia
      • 30 mililitros de lejía
      • 1 cepillo de dientes
      • Esponja

      Vamos paso a paso para limpiar las juntas utilizando esta solución:

      • Diluye la lejía en un litro de agua tibia utilizando un balde.
      • A continuación, utilizando una esponja, aplica la mezcla en las juntas de los azulejos.
      • Deja que actúe durante 5 minutos.
      • Transcurrido ese tiempo, frota con un cepillo y limpia con un paño empapado en agua caliente.
    • Agua oxigenada: El agua oxigenada sirve para desinfectar y acabar con las bacterias que puedan formarse en la superficie. Además, es eficaz contra el moho y la suciedad producida por la excesiva acumulación de polvo. Para dejar las juntas blancas y relucientes, necesitarás:

      • 125 mililitros de agua oxigenada
      • 1 cepillo de dientes
      • 1 espray

      El procedimiento es sencillo:

      • Vierte el agua oxigenada en el espray y rocía las zonas que quieras limpiar.
      • Frota con un cepillo las juntas.
      • A continuación, deja reposar durante 20 minutos.
      • Por último, aclara con abundante agua y jabón y deja que seque.
    • Bicarbonato sódico, jabón líquido y agua oxigenada: Estos ingredientes aportarán una solución para las manchas más difíciles. Son antibacterianos y eficaces para eliminar la suciedad y los hongos que puedan formarse en las juntas. Necesitarás:

      • 100 gramos de bicarbonato sódico
      • 5 mililitros de jabón líquido
      • 62 mililitros de agua oxigenada
      • 1 cepillo de dientes
      • 1 espray

      Preparar la solución de limpieza es sencillo:

      • Mezcla en un cuenco el bicarbonato sódico, el jabón líquido y el agua oxigenada.
      • Aplica la mezcla en el espray y rocía las juntas.
      • Deja que repose durante 10 minutos.
      • A continuación, frota con un cepillo y enjuaga con abundante agua.

    Estos trucos sencillos te ayudarán a mantener en óptimas condiciones las juntas de los azulejos de la cocina y el baño. Recuerda que la limpieza regular es fundamental para evitar la acumulación de suciedad y microorganismos perjudiciales para la salud. ¡No esperes más y pon en práctica estos consejos para tener unos azulejos impecables en tu hogar!

    Para más información sobre cómo limpiar tus azulejos y mantenerlos impecables, puedes visitar los siguientes enlaces: