Skip to content

¡Recupera tu vida laboral! Descubre tus derechos al pedir una excedencia laboral

Index

    Si te encuentras en una situación en la que has decidido dejar temporalmente tu trabajo y ahora deseas recuperarlo, este artículo es de tu interés. A continuación, te contaremos todos los detalles sobre las opciones que tienes a tu alcance.

    Tipos de excedencias en España

    En España, existen básicamente dos tipos de excedencias: las forzosas y las voluntarias. Además, las excedencias voluntarias se subdividen en cuidado de familiares (hijos, ancianos, incapacitados, etc.) y personales.

    Cuando un trabajador entra en una excedencia, tiene derecho al paro y a su finiquito, pero técnicamente se considera que ha sido despedido, ya sea de forma voluntaria o forzosa.

    Generalmente, se asocia el mundo de las excedencias con los funcionarios, pero en realidad los trabajadores también pueden solicitarlas. Sin embargo, las empresas pueden negarse a concederlas si no se cumplen ciertas condiciones.

    Para las empresas, las excedencias suponen un inconveniente serio, ya que son de carácter personal y desconocen qué hará el empleado después. ¿Pretenderá volver? ¿Cambiará de empresa? ¿De profesión? ¿De domicilio?

    En ocasiones, cuando se produce una excedencia voluntaria, la empresa se ve obligada a buscar a alguien que cubra la vacante ocasionada.

    ¿Qué pasa si estás en excedencia y quieres volver?

    Básicamente, lo único que pasa si estás en excedencia y quieres volver es que la empresa dará por terminada la relación laboral y el contrato que los unía. Eso es todo.

    No tendrás derecho a ninguna indemnización, ya que habrás marchado por voluntad propia; es decir, no se considerará un despido.

    En algunos casos, esta situación es deseable para las empresas, ya que si tienes un sustituto, es probable que prefieran seguir con su incorporación a la plantilla. Hacer cambios para acoger a un trabajador que regresa de una excedencia suele generar bastantes problemas.

    ¿Cómo comunicar que quiero volver de una excedencia?

    Las excedencias voluntarias de tipo personal tienen una duración mínima de meses y máxima de años. Con una antelación mínima de 15 días antes de finalizar la excedencia, debes comunicar a la empresa tu intención de volver. Lo ideal es hacerlo por escrito, para que quede constancia.

    Esto es especialmente importante si pretendes reincorporarte a tu antigua empresa. Si no cumples este plazo estando en excedencia y pretendes volver, simplemente la relación laboral se dará por rota automáticamente.

    No obstante, por una cuestión de consideración profesional, recomendamos que, si pretendes volver, comuniques a la empresa tu intención de incorporarte. No importa el formato concreto en el que lo hagas, puede ser un simple correo electrónico.

    Por cierto, si estás valorando opciones para aprovechar la excedencia, puede que quieras considerar estudiar programación, ya que es una ocupación muy rentable. También viene al mundo de la educación plantearse alternativas. En caso de que desees dejar tu trabajo, échale un vistazo a nuestro artículo: «Soy profesor/a y quiero otra cosa».

    ¿Qué pasa con el paro después de una excedencia?

    En el caso de las excedencias voluntarias de tipo personal, no puedes pedir el paro a la empresa. Si lo pides, la relación laboral se concederá (o no) en función de la relación que hayas tenido con ella.

    En caso positivo, podrías cobrar la prestación hasta que termine el plazo de la excedencia. Una vez que este plazo acabe, tendrás dos opciones: solicitar la readmisión o comunicar a la empresa que no vas a volver.

    Si la empresa no pudiera recolocarte, por cualquier razón, podrías volver a solicitar el paro teniendo en cuenta la antigüedad en la empresa.

    En caso de que el SEPE decida aprobar o denegar la prestación, se aplicarán las condiciones habituales de este tipo de prestaciones contributivas.

    Sin embargo, si has estado en excedencia y decides volver voluntariamente, no tendrás derecho a ninguna prestación por desempleo. Es una situación idéntica a abandonar el puesto sin causa justificada, es decir, no tendrás derecho al paro.

    ¿Cuándo se pide una excedencia se pierde la antigüedad?

    No, al pedir una excedencia no se pierde la antigüedad. Si la excedencia es voluntaria por motivos personales, la antigüedad laboral que tuvieras se queda congelada. Esto significa que no acumularás antigüedad durante ese tiempo, pero no la perderás.

    En cambio, en el caso de las excedencias forzosas por cuidado de familiares, el período de tiempo que estés en el puesto se computará como antigüedad.

    Conclusiones

    Si estás en excedencia y quieres volver, no debes sentirte mal. Muchas personas pasan por esta situación y ahora tienes claras tus opciones. Las excedencias suelen ser un problema para las empresas, pero si deseas volver a tu puesto de trabajo, seguro que te recibirán con gusto.

    Artículos relacionados: