Skip to content

Trucos caseros para limpiar azulejos y dejarlos brillantes

Index

    Si tienes azulejos en tu baño o cocina y deseas que recuperen su brillo característico, no pierdas la sencilla guía de pasos que te explicamos a continuación.

    Los azulejos suelen ser muy comunes en la cocina y el baño, pero es fácil que, con el tiempo, acaben perdiendo su brillo original. La grasa y los vapores que se desprenden al cocinar, así como la humedad que suele concentrarse en el baño, hacen que los azulejos sufran las consecuencias y se vean sucios y apagados.

    Por eso, es importante hacer una limpieza regular de los azulejos y, además, puedes seguir los siguientes trucos caseros para que queden brillantes.

    Trucos caseros para limpiar azulejos y dejarlos brillantes:

    1. Azulejos brillantes con vinagre

    El vinagre es uno de los mejores remedios caseros para limpiar de todo, y en el caso de los azulejos, servirá para eliminar los restos de cal y suciedad del baño. Lo único que tienes que hacer es humedecer un algodón con vinagre puro (o reducido con agua) y limpiar el azulejo. Comprueba si queda limpio y brillante así, y si no, puedes repetir el proceso. Ventila bien la habitación para que se acabe de eliminar el fuerte olor a vinagre.

    2. Azulejos brillantes con bicarbonato y sal

    Otro remedio efectivo es preparar una mezcla de partes iguales de agua, bicarbonato de sodio y sal. Mezcla bien y aplica la pasta que hayas formado con una esponja sobre los azulejos. Frota y retira con agua, comprobarás cómo los azulejos recuperan su brillo original.

    3. Azulejos brillantes con pasta de dientes

    La pasta de dientes, especialmente la que contiene bicarbonato, es otro remedio casero para limpiar los azulejos y dejarlos brillantes. Tan solo debes extender la pasta con un cepillo o esponja y frotar con fuerza. Después, limpia con agua fría.

    4. Azulejos brillantes con alcohol y amoniaco

    Para acabar, otro remedio muy efectivo para que los azulejos vuelvan a brillar es mezclar partes iguales de alcohol de quemar, agua y amoniaco. Coloca la mezcla en una botella pulverizadora y rocía los azulejos. Deja que actúe durante unos minutos y luego limpia los azulejos con la ayuda de un trapo limpio. Comprobarás cómo los azulejos brillan como antes.

    Si quieres conocer más trucos y consejos para limpiar tus azulejos y dejarlos impecables, te recomendamos visitar los siguientes enlaces:

    ¡No esperes más y haz que tus azulejos vuelvan a brillar con estos sencillos trucos caseros!